La innovación como herramienta para la construcción de ciudades sostenibles

Hay convicción respecto a la necesidad de construir ciudades sostenibles y la innovación es una herramienta potente para lograr avanzar en soluciones concretas. Así lo han entendido los académicos de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), quienes trabajan en varias iniciativas asociadas a energía y el uso de recursos hídricos, entre otras materias ¡Acompáñanos a conocer más sobre estos temas!

Que las energías alternativas son la mejor solución a las demandas de la población y que el calentamiento global existe y está impactando en nuestro clima y en nuestra vida diaria, son realidades que conocemos y de las que sabemos debemos hacernos cargo.

Para abordar esta situación, Naciones Unidas planteó la prioridad de avanzar hacia un desarrollo sostenible y estableció 17 puntos u objetivos a alcanzar de aquí al año 2030.

Emma Chávez, directora de Innovación de la Universidad Católica de la Santísima Concepción (UCSC), nos comenta que la casa de estudios no solo está preocupada, sino que también muy ocupada en aportar al cumplimiento de estos objetivos.

“Nuestra misión es contribuir al desarrollo de la innovación, al emprendimiento innovador y la transferencia tecnológica en la comunidad universitaria, para dar respuestas a desafíos y problemáticas del entorno, contribuyendo a la agregación de valor en la sociedad. Por ello orientamos nuestro quehacer a la disminución de brechas y a la concientización en diversos ámbitos de lo planteado por las Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible”, precisa.

Algunas de sus líneas de acción se relacionan con el objetivo 11, que busca alcanzar ciudades y comunidades sostenibles. “Las áreas emergentes de investigación institucionales incluyen la energía y los recursos hídricos en su definición, por lo que nos hemos comprometido a dar respuesta a problemáticas y desafíos establecidos en las estrategias regionales de Ñuble y Biobío, pero además damos respuesta a desafíos globales” puntualiza Chávez. 

Innovando en energía

Varias son las iniciativas que se trabajan en el ámbito energético, mirando la diversificación, eficiencia y una matriz más limpia, aportando a disminuir la contaminación atmosférica en las ciudades, indica la académica de la Facultad de Ciencias de la UCSC, Dra. Laura Azócar.

En este sentido, Azócar trabaja junto a otros colegas en el desarrollo de dos proyectos. El primero sedenomina “Generación de bioenergía para combustión a partir del manejo forestal sustentable- Bio Bío pellet”, y es financiado por el Gobierno Regional que busca promover la industria del pellet, identificando nuevas materias primas disponibles a nivel local y desarrollando innovación en el proceso productivo.

El segundo, implementado junto a la Dra. Carolina Aguirre de la Facultad de Ciencias de la misma universidad y gracias a un proyecto FONDEF, se orienta a desarrollar un proceso biotecnológico-termoquímico para la producción de biopropano.

“El biopropano es un biocombustible muy similar al gas licuado de petróleo (propano), pero la ventaja es que podría producirse a partir de materias primas residuales, tal como el aceite residual de fritura, permitiendo la reutilización de estos aceites y la diversificación de la matriz energética”, explica.

También se ejecutan estudios asociados a la producción de hidrógeno verde, tecnologías fotovoltaica y geotérmica, entre otras, y muy pronto inaugurarán un Centro de Energías UCSC.

Emplazamientos seguros

Lograr ciudades o comunidades más inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles precisa conocer el medio donde éstas se emplazan. En este sentido, y dada la relación clave entre los recursos hídricos con sus comunidades, es que la UCSC desarrolló un proyecto junto a vecinos de Bellavista, comuna de Tomé, para descubrir las percepciones del riesgo de la comunidad asociadas a su territorio.

“Con ello se identificaron varias amenazas, entre ellas las asociadas al exceso de precipitaciones, tales como deslizamientos de tierra e inundaciones fluviales. Entonces, se desarrolló un trabajo técnico para caracterizar físicamente la cuenca y se generó un modelo de inundaciones bidimensional capaz de identificar las zonas inundadas, cuantificando las profundidades y velocidades del flujo. La información generada se transformó en cartografías (i.e. mapas) que quedan a disposición de la municipalidad y la comunidad” explicó Diego Caamaño, Profesor Asociado, Ph.D. del departamento de Ingeniería Civil de la UCSC.

La exitosa iniciativa, trabajada junto a vecinos y municipio, se replicará próximamente en Hualpén y Coronel.

 Fuente imagen: UCSC