Compartir

¡Seamos responsables! Yo vivo en el centro

Publicado el 09/09/2020

Por Carlos Smith, Economista Centro de Estudios de Economía y Negocios FEN UDD.

Desde el 18/10 pasado hemos tenido que tornar una serie de decisiones como país que han requerido actuar apresuradamente. Tornar así nos puede llevar a cometer más errores, pero a veces es necesario tomar ese riesgo. Pero cuando esas decisiones pueden cambiar el bienestar de miles de personas, e incluso generaciones, es importante tornar conciencia y ser responsables. Muchos grupos de interés buscan, lógicamente, sus propios beneficios. Esto les impide dialogar y analizar a conciencia los efectos de largo plazo de su postura.

Yo vivo en el centro, y si bien nuestras hijas tienen que atravesar el río para ir al colegio, liemos logrado un notorio aumento del bienestar familiar. El centro, en muchas ciudades del mundo, permite en que una persona pueda vivir, trabajar y hacer sus compras y trámites sin tener que usar medios de transporte, al menos, propio. Hay un dicho por ahí que dice que los países ricos no son aquellos donde las personas se compran más y mejores autos para transportarse, si no donde las personas se bajan de sus autos para transportarse.

En este sentido, Concepción debe creerse el cuento de ser la segunda ciudad más importante de Chile, debe ser capaz de crear comunidad. Así, la construcción en altura, bien planificada, es un gran aporte a crear “barrio”. Si ese edificio se integra al barrio, con accesos adecuados, agregando nuevo comercio, aportando a la vida de los vecinos con áreas verdes, juegos y plazas integradas, puede llegara mejorar la vida de todos los que transitan por el centro, además de importantes mejoras en seguridad.

La imagen ciudad propuesta por el municipio, limitando la altura a 5 o 7 pisos en el centro, lo único que logrará es llevar edificios de más altura a lugares donde el transporte público y los accesos son malos, provocando que, junto al departamento, esa familia se compre un auto, o peor aún, ¡dos! El efecto en el valor del suelo tendrá un aumento importante y condenarán a las familias de clase media, jóvenes profesionales y tercera edad a vivir lejos de sus lugares de trabajo, de los servicios, y dejando solo para la elite esa posibilidad.

Así, la invitación es a pensar la ciudad para las próximas generaciones y no tomar decisiones pensadas en réditos políticos de corto plazo. Seamos responsables de una vez por todas, pensemos bien las cosas que hacemos, si no, serán nuestros hijos y nietos quienes pagarán los costos de las malas políticas. No nos olvidemos que somos, y seguiremos siendo, una ciudad universitaria.

Compartir

Voces de conce

¡Teletón Concepción cumplió 40 años!

Carlos Maturana: “Creo que hay una oportunidad interesante de generar liderazgos que, tal vez, nos permitan avanzar más rápido en los procesos de regionalización”

Diseñan un mapa georreferenciado de campamentos y sitios fiscales en las provincias de Arauco y Concepción

Iván Poduje: “El Plan Regulador se necesita, porque la gente debe tener certeza de qué pasa en su barrio, pero se requieren herramientas complementarias”

Ordenar, crecer y equilibrar

Plan regulador comunal de concepción: obsolescencia y anuencia