La actitud preventiva es clave para evitar incendios forestales

Llegó el verano y con ella aumentaron las temperaturas y disminuyó la humedad, lo que sumado a los fuertes vientos que caracterizan a nuestra zona, generan el ambiente propicio para que se produzcan incendios, afectando no solo extensas plantaciones forestales, sino también fauna, flora, parques y cerros; lugares que, muchas veces, colindan o se encuentran muy cercanos a sectores residenciales. Te invitamos a conocer cómo evitar y prevenir estos desastres, en la siguiente nota.  

Según datos entregados por Conaf, a la fecha, el número de incendios forestales en la región del Biobío ha aumentado un 28% respecto de la temporada pasada.  De éstos, cerca de 300 incendios se han producido en la provincia de Concepción, los que se concentran en las comunas de San Pedro de la Paz, Tomé y Penco.

Bien conocen estas cifras y el impacto de este tipo de eventos nuestros bomberos, tal como reconoce Cristián Cárdenas, comandante del Cuerpo de Bomberos de Concepción, quien lleva  más de 16 años de servicio en la institución.

“En nuestra región, históricamente hemos tenido hartos incendios forestales. También hay muchos lugares en donde hay bosques y viviendas cerca, tales como la población Chaimávida, el sector de Juan Riquelme, y el Cerro Caracol, que colinda con un sector residencial hacia Pedro de Valdivia y con la población Agüita de la Perdiz, y donde todas las temporadas hay al menos un siniestro”, detalla.

En su retina están presentes los estragos causados por el fuego en 2017, que no dio tregua a la Región del Biobío durante todo el verano. Tampoco olvida un dato que es un “secreto a voces”: prácticamente todos los incendios tienen su origen en la acción del hombre, ya sea accidental o intencional.

Entonces, ¿qué hacer para prevenir que éstos ocurran? Para Cristian Cárdenas las respuestas son claras:

“Una de las principales cosas es que la gente evite manipular fuego, especialmente en lugares que no están acondicionados para aquello”, a lo que añade que “si salen de paseo, no hagan un asado en un sector no habilitado; no dejen basura o vidrios que pueden iniciar un incendio y no realicen quemas no autorizadas ni arrojen cigarrillos prendidos en el bosque o en la carretera. Tampoco   manipulen fuegos artificiales cerca de cerros o bosques, porque todos éstos son factores que pueden iniciar un siniestro con graves consecuencias”.

Del mismo modo, el Comandante del Cuerpo de Bomberos de Concepción indica que la gente debe evitar construir en sectores donde existe el riesgo de ocurrencia de incendios forestales. “Y si lo va a hacer igual, debe tomar todas las medidas de precaución que estén a su alcance: tener cortafuegos, contar con estanques de agua que sirvan para una primera intervención y poseer accesos para que, eventualmente, pueda ingresar bomberos en su ayuda”, precisa.

Y para cuando el incendio ya está declarado, el cuerpo de Bomberos penquista cuenta con infraestructura y personal capacitado para actuar coordinadamente con Conaf en estas zonas de interfaz.

“Actualmente, tenemos tres compañías (Quinta, Octava y Novena unidades), especializadas en el combate de este tipo de eventos, y poseemos dos unidades (Primera y Cuarta) con carros cisternas (aljibes) que poseen gran capacidad de almacenamiento. Además, todo el personal de dichas unidades tiene cursos de combatiente forestal y son motosierristas certificados”, indica.  

Bomberos cuenta también con toda la planificación logística para realizar la intervención de los incendios, lo que considera aspectos como la instalación y alimentación de su personal. Finalmente, implementaron un protocolo especial para los tiempos de pandemia y mantienen comunicación y coordinación permanente tanto con la municipalidad, Onemi y con  Conaf.