Compartir

Movilidad en el Gran Concepción: Desafíos y reconfiguración tras fin del Estado de Excepción

Publicado el 04/10/2021

La disminución de pasajeros y de conductores durante la pandemia, ha sido el principal desafío que ha tenido que enfrentar el transporte público de nuestras comunas. Ante la ampliación de horarios de circulación se instala la duda: ¿Podrá el sistema cumplir con los requerimientos de un creciente número de usuarios?

La situación sanitaria que vive hoy nuestra provincia en cuanto a la pandemia es positiva. Ha habido una constante disminución en los casos y, con ello, las autoridades han decidido levantar algunas restricciones, finalizando el Estado de Excepción constitucional y levantando el toque de queda.

Sin duda uno de los rubros más golpeados por el Covid-19 ha sido el de transportes, ya que desde marzo de 2020 las cuarentenas han dejado a más de un millón de personas sin poder circular por las calles del Gran Concepción, lo que provocó una importante disminución en la cantidad de pasajeros.

Sobre esta problemática, los mismos dirigentes de las líneas de microbuses comentan que, a la par con la reducción de usuarios, ha habido una baja de conductores, lo que genera una inevitable rebaja en el horario en el que los buses han estado circulando en la práctica.

Los usuarios, por su parte, resienten la ausencia de suficientes microbuses para trasladarse en la ciudad, más aún ahora que ya no hay restricciones horarias.

Es el caso de Gabriel Quiroz, vecino de San Pedro de la Paz, quien utiliza el transporte público a diario. Explica que “ha sido muy difícil poder andar en micro durante la pandemia. El último recorrido pasa siempre como a las 7 u 8 de la tarde, hay días en los que salgo del trabajo más tarde que eso y tengo que recurrir a un taxi o Uber para poder volverme”.

Gabriel agrega que “este mismo problema genera que los pocos buses que hay vengan repletos, por lo que tampoco es seguro transportarse en un medio que venga con mucha gente y donde no se respete el distanciamiento físico”.

Desde la oficina regional de Transportes, el seremi Jaime Aravena ha indicado a través de distintos medios de comunicación que han tomado contacto con todas las líneas de transporte público, sus gremios y asociaciones, recordándoles que deben cumplir con la frecuencia y horarios inscritos en el registro del Ministerio y que fiscalizarán el correcto cumplimiento de los servicios.

Faltan conductores

Pero el tema no es de tan fácil solución, al menos para el gremio de los taxibuses. Así lo explica el presidente de la línea “Chiguayante Sur”, Rodrigo Fernández. “La base del problema es que no hay gente para manejar” apunta, y sobre el acotado horario dice que “un conductor comienza a las 5 o 6 de la mañana a trabajar, por lo que no le podemos exigir que se queden hasta las 10 de la noche, ya que antes de la pandemia ese turno se dividía entre dos choferes”.

La reducción del número de choferes no solo afecta al horario, sino que también a la cantidad de maquinaria que circula. En este sentido, Fernández resalta que “actualmente nosotros contamos con 65 micros y antes de la pandemia teníamos 120 conductores para esa cantidad. Hoy con las mismas máquinas operativas, contamos solamente con 48, por lo que estamos trabajando al 50%”.

Sobre esta situación, Fernández plantea que “hemos tratado de resolver este problema, pero los choferes que hay se han ido a trabajar al mundo privado. También hemos gestionado que les homologuen las licencias a los extranjeros, pues hay muchas personas que podrían trabajar, pero no cuentan con la habilitación de sus documentos”.

Hugo Burgos, quien trabajó como conductor de taxibuses y hoy maneja colectivos en el Gran Concepción, menciona que “ha sido muy complejo para todo el transporte este tema de las cuarentenas. Nosotros, al igual que los micreros, debemos seguir rutas específicas, pero si no hay pasajeros es solo gastar bencina”.

Añade que “espero que con la disminución de las restricciones pueda volver a normalizarse la cosa, ya que se han preocupado muy poco de nosotros. El Ministerio nos exige, pero no nos ayuda mucho”.

Compartir

Noticias de conce

El trabajo detrás de la compostera comunitaria del Cerro Caracol: una iniciativa que busca ser replicada

Campamento Alonso de Rivera: cuando el sueño de la casa propia sí es posible

Ciudades para la infancia: ¿Qué tan preparadas y amigables son las comunas del Gran Concepción para el desarrollo de sus niños y niñas?

Desafíos presentes y futuros que deberá enfrentar Talcahuano

Finaliza la primera Escuela Ciudadana de Planificación Urbana para dirigentes sociales

Nuevo diálogo de Conce es Conce profundizó en temáticas de movilidad y transporte en el Gran Concepción