Compartir

Gran Concepción: ¿Qué tan amables son nuestras ciudades con los adultos mayores?

Publicado el 08/10/2021

 Uno de cada cinco habitantes de Chile tiene 60 años o más, cifra que seguirá aumentando en los próximos años. Conversamos con adultos mayores y profesionales de nuestra provincia, quienes entregaron su opinión respecto de la adaptación y facilidades que entregan las ciudades del Concepción Metropolitano para la tercera y cuarta edad.

Chile cuenta actualmente con 4 millones de habitantes que tienen más de 60 años, y según estimaciones de la Cepal/Celade, para el 2050 habrá 6,4 millones de adultos mayores, lo que representará un 31,6 % de la población nacional, es decir, uno de cada tres habitantes será de la tercera edad.

Otros datos aportados por el programa Ciudades Amigables, impulsado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), indican que hoy en día el rango poblacional de adultos mayores es de un 21%, cifra que en el Gran Concepción promedia un 18,9%, siendo las comunas de Santa Juana y Tomé las con más habitantes de la tercera edad en la provincia.

La movilidad, el transporte público y, recientemente, la pandemia son problemáticas que tienen que enfrentar las personas mayores de nuestro país, de ahí que nos preguntamos si nuestras comunas son amigables con las personas de este rango etario.

Evaluación dispar  

Sobre este tema Alejandro Aburto, penquista de 89 años de edad, quien transita diariamente por el centro de Concepción tiene una mirada positiva la situación: “yo encuentro que nuestras ciudades sí están adaptadas para los que somos mayores, yo estoy pronto a cumplir 90 y todavía puedo moverme solo”.

Alejandro menciona que “utilizo también el transporte público, ando en micro y en colectivo, lo único que podría decir es que, a veces, los micreros andan muy rápido, pero en general no tengo problema para moverme dentro de Conce”, comenta.

Con una mirada distinta Teresa Rodríguez Menchaca, residente de Concepción tiene 84 años y dice no estar de acuerdo con una adecuada preparación para los habitantes mayores.

En este sentido comenta que “vivo en la zona céntrica y considero que hay muchas veredas deterioradas, por lo que nos exponemos a caídas o golpes, últimamente han arreglado diferentes puntos, pero sigue habiendo muchas zonas en mal estado, por lo que es peligroso para nosotros”.

Teresa también enfatiza en la problemática del transporte público: “ya dejé de usar el transporte público, porque había mucho hacinamiento, eso lo hacía muy complicado con el tema de la pandemia, además las micros no pasaban nunca”.

Mirada Profesional

Desde la comuna de San Pedro de la Paz, Tiara Sepúlveda, enfermera dedicada al cuidado de adultos mayores comenta que: “se ha mejorado bastante en los últimos años, sobre todo en cuanto al estado de las calles, pero sigue siendo un desafío el poder disponer de veredas y vías para que la gente mayor pueda moverse sin problemas”.

En el ámbito físico, Sepúlveda menciona que “las dificultades visuales y motoras que presentan las personas con edades avanzadas debieran ser una prioridad a la hora de diseñar los sectores urbanos y peatonales, yo creo que ahí estamos un poco al debe, pese a esto no creo que seamos una ciudad deficiente en este tema, pero sí falta mucho por mejorar”.

Coincide en la evaluación crítica del transporte público: “se ha transformado en un gran problema en los últimos meses de pandemia, además, se les ha impuesto la idea de que son la población de riesgo entonces, con mayor razón, los adultos mayores van a preferir no usarlo”.

En tanto, la artista terapeuta Marcia Clark, quien trabaja en el Centro Integral Para del Adulto Mayor de Concepción (CIAM) y en el Hospital las Higueras de Talcahuano, indica que, entre los problemas que le comentan constantemente los adultos que asisten al establecimiento, junto con el estado de las veredas, es que no existen muchas rampas para transitar en sillas de ruedas. “Para ellos es un tema entrar a algún negocio o local en silla y también se quejan de los pocos lugares de distracción para la gente de su edad”.

“El adulto, pasando los 65 años, tiene pocos panoramas sobre todo para distraerse y socializar con sus pares. El CIAM es un buen centro donde se dan esas instancias, pero hacen faltas otras. Existen muchos adultos mayores que por no tener esa posibilidad, van aislándose y perdiendo sus habilidades cognitivas al pasar mucho tiempo solos” finaliza.

Compartir

Noticias de conce

El trabajo detrás de la compostera comunitaria del Cerro Caracol: una iniciativa que busca ser replicada

Campamento Alonso de Rivera: cuando el sueño de la casa propia sí es posible

Ciudades para la infancia: ¿Qué tan preparadas y amigables son las comunas del Gran Concepción para el desarrollo de sus niños y niñas?

Desafíos presentes y futuros que deberá enfrentar Talcahuano

Finaliza la primera Escuela Ciudadana de Planificación Urbana para dirigentes sociales

Nuevo diálogo de Conce es Conce profundizó en temáticas de movilidad y transporte en el Gran Concepción