Compartir

El trabajo detrás de la compostera comunitaria del Cerro Caracol: una iniciativa que busca ser replicada

Publicado el 24/11/2021

Se trata de un parque de viveros donde se pueden descomponer los residuos orgánicos de los hogares penquistas, una iniciativa que fue impulsada por el Serviu en conjunto con los vecinos del sector Plaza Perú – Diagonal, quienes compartieron su experiencia de este trabajo. Apelan a que sea repetido en otros sectores del Gran Concepción, atendiendo el actual escenario de cambio climático.

El primer centro de compostaje comunitario de toda la Región del Biobío fue inaugurado en mayo del 2021 en el Parque Metropolitano Cerro Caracol, con el objetivo de generar conciencia ambiental sobre los residuos orgánicos que generan los hogares penquistas.

Estas composteras tienen la función de transformar los residuos orgánicos en un producto final que funciona como abono natural para las plantas, ya que son el resultado de la actividad de bacterias, hongos y otros microorganismos que utilizan los restos orgánicos como fuente de energía y nutrientes.

A modo de incentivo, una vez que se obtiene el abono rico en nutrientes, se almacenan en frascos y se distribuyen entre los vecinos que dejan sus residuos orgánicos en el lugar, para que puedan utilizarlos en sus propios hogares

El primer recipiente instalado en este lugar estaba disponible desde 2019, pero no fue hasta 2021 que la Junta de Vecinos de Plaza Perú y Diagonal se hiciera cargo de este proyecto, cuando se comenzó a utilizar el parque de compostaje e incluso se construyó un segundo recipiente.

Compromiso vecinal

En este sentido, Fernando Delgado, miembro de la junta vecinal y uno de los impulsores de este proyecto, comenta que “nosotros ya habíamos comenzado a plantear esto en nuestra comunidad y teníamos 30 personas dispuestas a separar la basura en sus casas. Decidimos continuar con esto y a finales de enero de 2021 comenzamos retirando los residuos acumulados por los vecinos y vecinas en un furgón una vez a la semana. El problema es que no había un lugar cercano para dejar la materia orgánica”.

Fue en ese instante cuando decidieron comenzar a indagar: “Consultando a medio mundo, llegamos a la compostera del Cerro Caracol.  No podíamos creer que estuviéramos al lado de lo que necesitábamos. Además, nos dimos cuenta de que esto lo administraba el Serviu, por lo tanto, fui a hablar con ellos, quienes me dijeron que por mucho tiempo andaban buscando una organización social que se hiciera cargo de la compostera”, señala Delgado.

El vivero existente es de 6 metros cúbicos y, de acuerdo con los vecinos, la compostera se encuentra bastante llena, por lo que se decidió construir una nueva, con material del cerro y planchas de segunda mano.

Sobre el funcionamiento que tiene el manejo de los residuos, Delgado explica que “por 4 meses, pasó un furgón, una vez a la semana, por toda nuestra zona. Se recogían entre 150 y 200 kg a la semana que se llevaban al cerro. Ahora comenzó a llenarse la nueva compostera, que tiene un volumen de alrededor de 20 m3, y donde los vecinos dejan sus residuos directamente”. 

Una iniciativa replicable

Los propios vecinos han señalado que este trabajo debería desarrollarse en otros sectores de la provincia. En este sentido, Alejandra Ibarra, coordinadora de medio ambiente de la JJ.VV. Plaza Perú, opina que “creo que es una iniciativa completamente replicable en otros sectores de Concepción, guardando las particularidades de cada territorio por supuesto. Lo principal es contar con voluntades: de los dirigentes, políticas públicas y del comercio”.

Ibarra agrega que “hay que tomar en cuenta que a todos nos conviene esto: se reduce la cantidad de desechos que van a relleno sanitario, los vecinos reciben el resultado de su trabajo (compost), se trabaja en la construcción de comunidad y de conciencia medioambiental”.

Por su parte, Cristián Ovalle, otro de los impulsores de esta iniciativa, menciona que “hemos podido ayudar a la gente en la separación de residuos, lo que ha generado que el funcionamiento estos meses haya sido perfecto. Ya vamos en nuestra segunda compostera y esperamos hacer más”.

Ovalle indica que “esto es algo que se debería hacer en todos lados. Este es uno de los proyectos más representativos sobre el cambio de mentalidad que hemos logrado en este sector, por lo tanto, creo que se debiera replicar en muchas partes, por ejemplo, en los colegios, para poder educar desde el comienzo a los niños y niñas”.

Desde el ámbito institucional, Andrea Aste, directora de Medio Ambiente de la Municipalidad de Concepción, destaca la iniciativa y comenta que “la compostera comunitaria del Cerro Caracol es una excelente iniciativa, donde se invita a la comunidad a participar en forma voluntaria y responsable, y que tiene como objetivo disminuir los residuos domiciliarios orgánicos, que no solo hay que transportar hacia el relleno sanitario, sino que además la descomposición de estos residuos genera gas metano, que es uno de los gases de efecto invernadero más nocivos”.

Finalmente, Aste enfatiza en que “al fomentar este reciclaje domiciliario, se puede contribuir a aminorar los efectos del cambio climático. Es por esto, que desde el año 2016 en la Municipalidad de Concepción implementamos el programa de compostaje domiciliario, donde promovemos que la gente se haga cargo de estos residuos orgánicos a través de la entrega de composteras”.

Compartir

Noticias de conce

“Smartsíty” suma apoyo del gobernador Rodrigo Díaz para ser incluida en nueva Constitución

Los desafíos y anhelos de actores del Gran Concepción para el año 2022

Finaliza escuela formativa de liderazgo femenino para dirigentas sociales del Gran Concepción

Proyectos penquistas son aporte al desarrollo urbano del Gran Concepción

“Conce es Conce” Presenta su gestión 2021 ante dirigentes sociales

El Cementerio General de Concepción busca ser un museo a cielo abierto para la comunidad penquista